Relacionados

Noticias Curiosas, FANTASMAS EN EL HOSPITAL VIGIL DE QUIÑONES.

En la ciudad de Sevilla se descubre uno de los hospitales más célebres de la capital andaluza en cuanto a fenómenos raos se refiere. Esta vez los afectados son los vigilantes de seguridad del antiguo instituto hospitalario. Muchos son los testigos que aseguran a ver visto en el interior del espacio una monja errando por los largos pasillos de este portentoso edificio y es que son muchas las noches en las que ocurren fenómenos raos o de difícil explicación. El espacio fué escena en el año 2.005 del rodaje de una película ("Solas", de Benito Zambrano),que trajo bastante cola... Numerosos fueron los vigilantes de seguridad y personas vinculadas con la productora que presenciaron visiones y sonidos espeluznantes. Vamos a trasladarnos a una de esas noches oscuras en la ciudad de Sevilla. Uno de los vigilantes de seguridad se dispone a realizar una ronda por el interior del hospital. Aquí, en esta ronda nocturna, va a ser testigo de algo que le cambiara la vida para el resto de sus días. En esta madrugada comprobará lo que algunos compañeros de esfuerzo ya le advirtieron que le podría pasar determinado día. Tan sólo le separaban tres pocos metros de la puerta principal de aquel enorme hospital cuando de repente y sin causa aparente, la puerta se abrió sola delante de sus propios incrédulos y sorprendidos ojos. Aquel primer hecho le resulto bastante extraño, aunque seguramente con una aclaración más que razonable, o no. Teniendo en cuenta que un sensor ubicado en una puerta solo es capaz de captar una alguna altura y peso mínimo de un volumen, no es muy usual que una puerta se pueda abrir cuando separan tres metros de distancia a una persona de este sensor ubicado en la fracción sobresaliente del marco de la puerta. Entendemos que este vigilante de seguridad quisiera no darle una aclaración paranormal y que optara por quedarse con que cierta mosca o insecto debiera pasado por delante del aparato y hubiese activado el sensor para abrir la puerta, pero no pudo ser esto lo que allí paso en realidad. Quizás, quien sabe si por determinado motivo, estaba siendo invitado a pasar por determinado tipo de entidad invisible que lo estaba observando más cerca de lo que él se podría imaginar.En esta noche invernal de la ciudad de Sevilla comenzaría los sucesos paranormales a ocurrirle a este búho nocturno de la seguridad. No pasaría mucho tiempo más cuando este mismo profesional de la seguridad viviría una horrible pesadilla en el interior del edificio Vigil de Quiñones. En otra de las muchas rondas nocturnas obligadas que tenía que realizar por el lugar, sería testigo esta vez de una extraña visión. El vigilante de seguridad de aquel edificio se adentro por las puertas del viejo hospital. Allí, con la empresa tan solo de una linterna de largo alcance especial para seguridad comenzaría la ronda por los pasillos del edificio. Siempre tienen lugar raos ruidos en edificios de estas características. Bien por la antigüedad que tiene, bien por algunos animales que se cuelan por él, etc. Pero esta noche no sería un ruido lo que captaría la vigilancia de aquel tio sino una extraña visión. Pasaban las 3 y media de la madrugada y Sevilla dormía tranquilamente en sus hogares. El factor de seguridad paseaba por la tercera planta de aquel lugar. Un largo pasillo, una habitación y otra a ambos lados de él y una linterna que no llegaba a iluminar por completo aquella enorme ala. De repente un raro bulto captó la vigilancia de aquel buen hombre, una especie de sombra de color negro que parecía no estar quieta, es más, según nos describía el vigilante del hospital, parecía flotar en el aire en dirección opuesta a él. Creyendo que alguien podría haber entrado en el lugar, comenzó a dar el alto a aquella extraña visita, pero no hubo resultado. Es más, aquel raro ser flotante, aafuera lo que aafuera en ese momento, desapareció a pocos metros del aquel incrédulo hasta entonces, seguridad del lugar. No solo ocurriría algo de este tipo de aquel lugar. Algunos compañeros del mismo turno nocturno del lugar, dicen haber visto una extraña presencia de una religiosa errando por los pasillos del edificio. Una monja vestida con un hábito negro y un raro rosario entre sus manos que parece estar todavía hoy rezando por aquellos enfermos, a los que antaño cuidaban las religiosas. Hablábamos antes de aquellos raos sucesos que viviría un equipo de producción mientras el rodaje de una película. Concretamente es la famosa producción de ?Solas? la que se rodó entre las paredes de este edificio encantado. Durante las labores de creación y grabación de cierta coge de aquellas escenas, varios fueron los hechos que ocurrieron en el lugar. Desde grabaciones psicofónicas que se registraron gracias a los potentes micrófonos de las cámaras, hasta sonidos de pasos raos cuando no había nadie en el interior del lugar, salvó los directores de aquella película y pasando por llantos y gritos de niños que no tienen lugar en el hospital actualmente. Actualmente siguen ocurriendo cosas en el interior del Vigil de Quiñones. Según los vigilantes de seguridad que se encuentran en el espacio cada noche se tienen que armar de valor para entrar y dar determinadas vueltas por sus pasillos tétricos y cargados de energías extrañas. Son todavía testigos en cada noche de como una extraña luz parece relucir en la planta segunda, ya la conocen como la extraña luz fantasmal de la segunda planta. Cada vez que la ven y van a ver que luz es la que se han dejado encendida, al llegar justo al ala del pasillo donde parece estar aquella luminaria, se encuentran con un ala completamente oscura, sin luces ni nada que hagan reflejar aquella extraña luz. Como en todos los hospitales del mundo, cada día se registraron muertes desde la antigüedad. Quizás por ello es por lo que en la actualidad pasan este tipo de raos fenómenos. La fantasma de la extraña monja que vió aquel vigilante de seguridad en una de sus rondas nocturnas o por ejemplo, los llantos que escuchó el equipo de producción y que a posteriori, registrarían en sus micrófonos seguramente fueran llantos de antaño y que aún hoy siguen escuchándose en aquel complejo hospitalario.
Category: 0 comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos por Correo

Artículos

Enlaces