Relacionados

Noticias Curiosas, La montaña más alta del Sistema Solar

La montaña o volcán más alto de vuestro sistema solar se descubre en marte y se llama El Monte Olimpo (en latín Olympus Mons, designación oficial de la Unión Aómica Internacional). Se descubre en el hemisferio occidental del planeta Marte, en las coordenadas aproximadas de 18º N, 133º W. El Monte Olimpo es el más joven de los masivos volcanes de Marte, pues se formó mientras el llamado periodo amazónico. Su naturaleza de montaña era conocida antes de que las sondas espaciales visitaran el planeta gracias a su albedo, siendo conocido por los astrónomos como Nix Olympica. Descubrimiento A pesar de su descomunal tamaño, el Monte Olimpo no era suficientemente mayorde como para ser visto e interpretado correctamente por los observadores telescópicos previos a la era de exploración con naves espaciales. A vista de un telescopio del siglo XIX, el Olimpo parecía escaso más que una mayor mácula oscura en la superficie del planeta. Sin embargo, sí se detectó algo raro en ese espacio del planeta rojo. A veces, los observadores veían ahí una mácula blanca, que destacaba sobremanera en recurso del terreno anaranjado-rojizo de Marte. Por esta razón, el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli le puso el nombre de Nix Olympica (Nieves del Olimpo), nombre que resultó ser una mayor premonición, pues se tomó el nombre del Monte Olimpo en Grecia, la morada de los Dioses olímpicos y cuya cima estaba habitualmente cubierta de nieve. Sin embargo, esto no implica que Schiaparelli necesariamente interpretara Nix Olympica como una montaña. Durante décadas, Nix Olympica siguió viéndose como una mácula brillante y variable. En 1951, el observador aficionado japonés Tsuneo Saheki divisó un destello brillante en el lugar, que en cuestión de media hora se iluminó hasta rivalizar con el casquete de hielo polar y que después se desvaneció al cabo de otra media hora. Los astrónomos discutían sobre el significado de aquellas observaciones, creyéndose que podrían ser reflejos del hielo, erupciones volcánicas e inclusive señales enviadas por una presunta civilización marciana. La mácula brillante llamada Nix Olympica resultó deberse a las nubes que suelen formarse sobre el Olympus Mons. Es un fenómeno atmostérico que también tiene lugar en La Tierra, y que es llamado ?nubes orográficas?, es decir, nubes masivas de corta duración. Ya en épocas de la exploración espacial, en 1971, la nave Mariner 9 orbitó alrededor de Marte mientras una tormenta de polvo global. Los primeros objetos en ser visibles tras ir retirándose el polvo en suspensión fueron presisamente las cimas sobresalientes de los volcanes de Tharsis, probado que la altitud de estos eran, en mayor medida sobresaliente a las de cualquier montaña terrestre. Las observaciones que la Mariner 9 elaboró sobre la superficie de Marte, confirmaron que Nix Olympica no era sólo una montaña, sino un volcán. Es a dividir de aquí cuando los científicos empezaron a conocer al volcán como Olympus Mons. Descripción común El macizo central se eleva aproximadamente entre 22-23 kilómetros sobre la llanura circundante, lo que equivale a tres veces la altura del monte Everest, y a 21.287 m sobre el nivel recurso de la superficie marciana, debido a que se descubre en una depresión de 2 km de profundidad. Está flanqueado por masivos acantilados de hasta 6 km de altura, y su caldera tiene 85 km de largo, 60 km de ancho y 2,4-2,8 km de profundidad, pudiéndose apreciar hasta seis chimeneas superpuestas de cronología sucesiva. La fundamento del volcán mide 600 km de diámetro incluyendo el margen exterior de los acantilados, lo cual le otorga una superficie en su fundamento de 283.000 km² aproximadamente, comparable con la superficie de Ecuador. Sus dimensiones son tales que una persona que estuviese en la superficie marciana no sería capaz de ver la silueta del volcán, ni siquiera desde una distancia a la cual la curvatura del planeta empezara a ocultarla. El resultado por tanto sería el de estar contemplando una ?pared?, o bien confundir la misma con la línea del horizonte. La única manera de ver la montaña adecuadamente es desde el espacio. Igualmente, si alguien se encontrara en la cima del volcán y mirase hacia bajo no podría ver el final, ya que la zarcillo llegaría hasta el horizonte. Es un yerro pensar que la cima del Monte Olimpo está por arriba de la atmósfera marciana. La presión atmosférica en su cumbre es un 2% de la que hay en la superficie; comparándolo con el Everest, su presión atmosférica es un 25% que la que hay a nivel del mar. Es más, el polvo marciano se puede descubrir inclusive a esa altitud, así como la capa de nubes de dióxido de carbono. Aunque la presión atmosférica media de Marte es un 1% de la que hay en la Tierra, el hecho de que la gravedad sea mucho más débil faculta que su atmósfera se extienda a una altitud mucho mayor. Olympus Mons sería un espacio escaso posible para el aterrizaje de las sondas espaciales automáticas en un futuro próximo, debido a que el volcán se descubre en una de las regiones de Marte donde más abunda el polvo en suspensión; de hecho, una capa de polvo fino cubre siempre mayor fracción del terreno, ocultando el suelo rocoso (las muestras de roca podrían ser muy complicados de conseguir). También es posible que la capa de polvo pudiera causar graves dificultades de maniobrabilidad en los vehículos de exploración. Actividad volcánica El Monte Olimpo es un volcán en escudo en manera de caldera, manerado como fruto de flujos de lava muy escaso viscosa mientras largos períodos de tiempo, y es mucho más ancho que alto; la zarcillo media del monte es muy suave. En 2004, la sonda Mars Express detectó que los flujos de lava en las zarcillos del monte parecían tener sólo dos millones de años, fecha muy reciente en términos geológicos, sugiriendo que la montaña aún podría tener una ligera actividad volcánica. Las islas Hawái son un ejemplo de volcanes muy parecidas a menor escala, como por ejemplo el Mauna Loa. El extraordinario dimensión del volcán se debe probablemente al hecho de que Marte no tiene placas tectónicas. Por eso, el cráter permaneció fijo sobre un punto cálido de mayor actividad y continuó vertiendo lava, dando al volcán unas dimensiones tan espectaculares. El Monte Olimpo se descubre en la meseta de Tharsis, un terreno elevado en la superficie marciana que contiene otras maneraciones volcánicas. Entre ellas hay una cadena de volcanes en manera de caldera más pequeños, como es el caso de los montes Arsia, Pavonis y Ascraeus, los cuales son pequeños en comparación con el Olimpo. La región que rodea inmediatamente al Monte Olimpo es una depresión de 2 km de profundidad. El volcán está rodeado por una región conocida como la aureola, con enormes gargantas y montañas que se expanden a 1.000 km de la cima, y que muestran la evidencia de una antigua actividad glacial.
Category: 0 comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos por Correo

Artículos

Enlaces