Relacionados

Curioso y sorprendente, “Los prisioneros del cielo” de James Lee Burke

Un caso de Dave Robicheaux Cubierta de: Los prisioneros del cielo James Lee Burke es un magnífico escritor, un estilista de primer orden. Escribe novelas negras y no por eso rebaja la fuerza y la trascendencia de su prosa ni su creatividad. Vaya esto por delante para que quede diáfano que Burke es un escritor de mayor categoría, que escribe como escasos autores lo hacen hoy en día, que ama las palabras y las cuida y en su relevancia confía para ganarnos con sus anécdotas de perdón, violencia, remordimiento y amor. Así, se puede entrar en este libro para seguir la trama policial, que no es particularmente novedosa ni sorprendente, y se puede entrar con los mismos deseos de saborear páginas con que nos dirigimos a la cita con un García Márquez: sabiendo que podremos parar, realizar altos en el sendero y releer muchas páginas, descubrir asociaciones que en la lectura rápida pasamos por alto, pasajes que nos gustará leerle en voz alta a otra persona o a nosotros mismos. Los prisioneros del ciel  de g James Lee Burke  se postula como una de las novelas traducidas más interesantes para este año (si bien es un esfuerzo con varios años ya). El argumento, al comienzo, puede parecernos flojo, inclusive hasta trillado. Nos encontraremos con  Dave Robicheaux, quien ha decidido entregar su placa al departamento de policía y retirarse de  Nueva Orleans, para así comenzar su retiro en la tranquila y aburrida Luisiana. Claro, la razón es un escaso más compleja (y aquí la historia se torna deliciosa), pues Dave en realidad está buscando ayuda lejos de aquella tumultuosa ciudad, retirándose con su esposa y poder así vencer los fantasmas que viene acarreando desde la guerra de Vietnam y su adicción al alcohol. En una de sus cómodas caminatas por los paisajes de su nueva ciudad, Dave es testigo de cómo un aeroplano se estrella en las aguas del golfo. Así, aproximándose logra salvar la vida de una pequeña niña la que, además, determina esconder en su hogar. ¿Por qué razón haría algo así un ex factor e investigador policial?.  Los prisioneros del cielo  contiene un enigma muy bien elucubrado, personajes con perfiles psicológicos arduamente detallados y una anécdota que combinación acción, amor y política. El poder, claro, será la columna vertebral de todo el relato. Es, entonces, que ese aeroplano iba cargado de viajeros que resultaron ser inmigrantes ilegales. Por esa misma razón, Dave y su esposa se rehúsan a entregar a la niña para que, después de lo sufrido, tenga que ser deportada ya sin familia.  Los dificultades empiezan a visitarlos después porque los acompañantes de la niña no eran trigo limpio. Y los factores del gobierno se ponen en marcha, los malos se ponen en marcha y tiene que defenderse. Aún está viva en la mente de los protagonistas la guerra de Vietnam -los hechos de la novela están fechados en 1987- y su violencia y sus secuelas. Ninguno de los personajes tiene miedo al empuñar un arma, ninguno duda en defenderse matando si es preciso. Ninguno sufre si tiene que ajustar cuentas disparando y matando. Robicheaux, alcohólico y vulnerable, sufrirá y más adelante volverá a enrolarse en la policía, de la que salió determinado tiempo atrás. James Lee Burke hace con estos materiales escaso novedosos verdadera literatura, alta literatura. va mostrando las heridas de su pasado y los límites del tio que está solo, visita iglesias y se confiesa y pide perdón pero se emborracha, mata a un tio en acto de servicio, no reniega de sí mismo y Seguid siempre adelante. No nos sorprenderá su moral, pues la sabemos por otras novelas y muchas películas que han expuesto el espíritu de cierto estadounidense que en una mano sostiene una biblia y en otra un arma. James Lee Burke Foto: RBA En resumen, una novela para disfrutarla en vuestro sillón favorito y sin prisas. James Lee Burke nació el 5 de diciembre 1936 en  Houston, Texas, Estados Unidos, pero pasó la gran fracción de su infancia en la frontera Texas - Louisiana Costa del Golfo. Es autor de más de treinta novelas y de dos antologías de cuentos cortos. Es especialmente conocido por la serie del detective  Dave Robicheaux del cual ha escrito veinte novelas.  Los prisioneros del cielo La lluvia de neón Los prisioneros del cielo (título original: Heaven?s Prisoners  (1988),  ha sido publicada por la Editorial RBA Colección RBA Serie Negra. Traducido del inglés por Antonio Iriarte. Encuadernada en rústica con solapas, tiene 336 páginas. Como complemento pongo el trailer de la película que protagonizó Alec Baldwin, Kelly Lynch, Mary Stuart Masterson, Teri Hatcher and Eric Roberts listo por Heaven?s Prisoners (1996) trailer
Category: 0 comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos por Correo

Artículos

Enlaces