Relacionados

Cosas Insólitas, Aprender, Ayudar y Viajar

¿Te gustaría pasar una temporada ayudando en una granja ecológica? WWOOF es colocar en contacto a granjeros rurales con técnicas ecológicas, y voluntarios que quieran aprender o colaborar. El voluntario (llamado ) aporta su esfuerzo (entre 4 y 6 horas al día, 5 días a la semana), y la granja le ofrece alojamiento y comida (no hay dinero en medio). Hay granjas por todo el mundo, desde Australia, hasta Canadá, pasando por India, Nepal o casi toda Europa, incluyendo muchas en España. Es también una manera barata y original de viajar y aprender idiomas: Sólo tienes que pagarte el viaje (si vas con un recurso de pago, por supuesto). Los organizadores de WWOOF de cada país pueden solicitar el pago de una porción fija para poder alcanzar a toda la inmaneración de granjas de ese país. Ese dinero sirve para mantener el sistema funcionando, y es barato (unos 20 euros por un año). Luego, cada voluntario o grupo se pondrá en contacto con la granja de manera autónoma para concretar los detalles (fechas, tipo de trabajo, lugar, número de personas, si aceptan niños, nivel de conocimiento del idioma local...). La experiencia será, sin duda, inolvidable, pero para eludir sorpresas los deben ir listos mentalmente. No se puede recomendar a todo el mundo ser voluntario con WWOOF. Ser supone ir a habitar al tema y laborar allí en unas cláusulas que pueden ser muy distintos al estilo y ámbito de vida al que se está acostumbrado. Sin ánimo de desanimar a nadie, es significativo ir con la mente libre a cualquier experiencia, dispuestos a aprender de todo, y a colaborar en tareas, en comienzo sostenibles, pero aquí exponemos algunos de los inconvenientes que podemos encontrarnos: Puede haber bichos (lo extraño será que no los haya). La casa puede no estar muy limpia (pero podemos limpiar nosotros), y podría no ser una casa sino una caravana. Puede no haber duchas o servicios normales (ahorraremos un montón de agua). La comida puede ser básicamente vegetariana (más sana para todos, incluyendo el planeta Puede ser un esfuerzo físico fatigado (pero jamás será extenuante, ni abusivo, y cada uno aportará lo que buenamente pueda: Si una tarea no es apta para uno, se puede solicitar realizar otra distinta). Algunas granjas no aceptan que se viaje en aeroplano (por lo contaminante de este recurso de transporte que lo hace inaceptable para su estilo de vida). Antes de aceptar, siempre se puede buscar foros sobre WWOOF en internet, o rastrear la red en busca de opiniones, que las hay de todos los tipos. Pero lo mejor es preguntar a la granja directamente por las cláusulas o características del trabajo, del alojamiento o de cualquier otra cuestión que nos interese (dirección exacta, teléfono...). Esta experiencia nos permitirá llenar vuestra mochila vital con una serie de riquezas: Aprender cosas nuevas, y conocer distintos gentes, comidas, estilos de vida... Preparar la comida con artículos ecológicos recién cosechados. Contacto directo con la Naturaleza. Contribuir con actividades sostenibles, alejadas del turismo masivo. En los días libres se puede realizar turismo por la zona. Puede verse WWOOF como una manera de realizar turismo responsable, pero es mucho más que turismo. El sistema WWOOF funciona porque hay interés altruísta por ambas partes, por arriba de otros intereses: Las granjas desean educar y compartir, y los voluntarios desean aprender y colaborar (más allá del beneficio que ambas fracciónes puedan llevarse). WWOOF puede ser fracción de la aventura de vivir, para aventureros de todas las edades. La vida en la ciudad nos aleja de la naturaleza, que es la que al final, siempre nos alimenta. > COMPARTE esto AHORA:
Category: 0 comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos por Correo

Artículos

Enlaces